Incluí estas 4 funciones adicionales en tu próximo asiento

Comprar una nueva silla de escritorio para tu home office u oficina puede ser confuso. Estas pueden contar con la posibilidad de agregarle funciones «adicionales» que podemos no saber bien de qué se tratan. Leé hasta el final para conocer todo acerca de cuatro de estas características adicionales y por qué es importante que las incluyas en tu asiento…

Mujer sentada Asiento Aluminum

Antes de comenzar, es necesario saber que cualquier silla ergonómica «básica» va a generar un impacto positivo en nuestra postura si nuestro punto de partida es un asiento de oficina viejo o de otra índole (de cocina, por ejemplo). Ahora bien, una vez que estemos deseosos de tener algo más «avanzado» para nosotros, nos vamos a topar con ciertos elementos «adicionales» que podemos agregarle a nuestras sillas, tales como: apoyo lumbar, ruedas de goma, bases de acero y apoyabrazos «3D».

Si bien podemos hacernos idea a simple vista de qué se trata cada uno de ellos, en este artículo vas a aprender en profundidad la función y el beneficio que te trae incluir cada uno de estos adicionales en tu próxima silla de escritorio.

1) El apoyo lumbar

En los últimos años hemos visto la venida de los asientos con apoyo lumbar incluído; un aspecto poco visto hasta los últimos 10 años. Si bien los hay de multiples formas, podemos englobarlos todos bajo dos categorías: fijos o móviles (también llamados «regulables»). Los primeros son básicamente un apoyo estático y los segundos poseen diversas posiciones/alturas en los que se los puede colocar.

Lo importante está en saber que cada espalda y cuerpo es un mundo, cada uno con su forma y altura; por lo que siempre conviene probar los asientos antes de comprarlos. Si deseás adquirir uno con apoyo lumbar fijo, debés asegurarte previamente que la posición del mismo coincida con tu zona lumbar, de manera tal que te de una buena comodidad; caso contrario, puede estar empujando una parte «superior» de tu columna, algo que vamos a querer evitar a toda costa.

Ese es el punto en el que entran en juego los beneficios de un apoyo lumbar regulable, ya que nos asegura una correcta personalización del mismo para adaptarlo específicamente a nuestra columna. Los hay de múltiples tipos también: unos que ya tienen una serie de posiciones prefijadas y otros que pueden ser deslizados a gusto hasta encontrar la ubicación perfecta para nosotros.

Si bien lo siguiente no es requisito para que un apoyo lumbar sea cómodo, hay algunos que cuentan además con un «relleno» o «acolchado» incluído en el mismo, aumentando su nivel de comodidad. Aunque, si la malla del respaldo del asiento es de buena calidad, el mismo puede obviar ese «relleno» y ser cómodo de todas formas.

apoyo lumbar Silla Tekna

2) Ruedas de goma

Está claro que uno compra un asiento para que este «cuide» su espalda; ahora bien ¿Qué pasa si un asiento puede ir más allá de eso? ¿Y si puede cuidar al piso de tu ambiente también?

Las ruedas de la mayoría de los asientos son de una aleación plástica generalmente bastante resistente, que puede perdurar en el tiempo. Pero tienen una desventaja: son tan duras y «puntiagudas» que terminan rayando el piso del ambiente en el que la coloquemos; si tu piso es de madera, atención, porque este suele ser el más castigado por este tipo de ruedas.

Pero todo puede cambiar eligiendo asientos que posean ruedas con banda de goma, que en simples palabras, es un rodamiento recubierto por un material de característica «esponjosa», que sigue asegurando un perfecto desplazamiento del asiento, mientras protege al piso de esos tan poco deseados rayones. Un adicional perfecto para quienes quieran ahorrarse el cambio o reparación del piso de su oficina u home office con tan solo agregar este elemento a su nuevo asiento.

Ruedas de goma

3) Estrella de acero

Al igual que el caso anterior, las sillas suelen venir con estrellas (también llamadas «bases») confeccionadas en una aleación plástica robusta. Si bien no hay nada de malo en ellas y hasta pueden hacer a un asiento mucho más liviano y transportable, existe la posibilidad que un golpe severo termine provocando alguna fisura en la misma; debiendo proceder al reemplazo de la misma o del asiento por completo.

Si deseamos olvidarnos de este problema, muy probablemente estemos interesados en cambiar dicha base plástica por una de acero, que no sólo va a agregarle esa fiabilidad extra que todos deseamos, sino que el juego que el acero hace con la luz va a terminar «elevando» el nivel de elegancia de nuestro ambiente.

Estrella de Acero Asiento CEO Gerencial Oficina

4) Apoyabrazos 3D

Finalizamos este artículo mencionando la importancia de esta última generación de apoyabrazos, capaces de ser regulados en tres «dimensiones»: altura, rotación y profundidad; agregando una comodidad extra a nuestra postura al darle un soporte personalizado a nuestros brazos.

Más allá de esto, hay un beneficio oculto que nos proporciona este tipo de apoyabrazos a la hora de comprar mobiliario para una oficina corporativa o la del hogar propio.

Y ese mismo es de la tranquilidad de saber que nuestro asiento se adaptará a la altura de nuestro escritorio existente o nuevo que hayamos comprado. Cuantás historias hay de personas que compraron una nueva silla de escritorio y se sorprendieron al notar que no cabía por debajo de su propio escritorio, disminuyendo la experiencia de comodidad que esta nueva pieza podía ofrecerles.

Al optar por apoyabrazos 3D, no solo vamos a tener un problema potencial menos, sino que también vamos a haber ganado un extra de confort para toda la parte superior de nuestro cuerpo.

Apoyabrazos asiento oficina Ergosit

Para leer más…

personas trabajando oficina