¿ESTÁS DAÑANDO TU COLUMNA? LOS ESPECIALISTAS TE RESPONDEN

Hay determinadas posturas que pueden dañar considerablemente tu columna a corto y largo plazo. Consultamos a un grupo de especialistas en postura acerca de cuál es la manera correcta de posicionarse mientras trabajamos. Para descubrir cuál es, seguí leyendo…

te estás sentando bien

El problema aparece cuando la estación de trabajo de nuestra casa no se asemeja a la de nuestra oficina.

Aunque muchos de nosotros creemos que trabajar desde casa es una comodidad incomparable, la epidemia ha anulado esta creencia para algunas personas. Hay un gran porcentaje de la población que sufre de dolor de espalda debido a una mala postura prolongada.

Esto se debe principalmente a que la oficina que instalamos en casa suele ser diferente a la oficina de la empresa. Como nos explican los expertos en Kinesiología: «Cuando el dolor de espalda ataca, es demasiado tarde». Ya sea en el trabajo presencial o en la oficina de casa, se deben seguir una serie de recomendaciones para evitar molestias en el futuro.

«La situacion ideal es no sentir dolor y de prestar atención a las veces en el día en el que llevamos a nuestros cuerpos a posicionarse en posturas viciosas que nos hacen mal. Identificar estas malas costumbres es el primer paso», sentencian los especialistas.

Uno de los factores más importantes para avanzar hacia una buena postura es justamente psicológico; dejar el orgullo de lado y saber reconocer cuando estamos haciendo una mala postura.

Tras asegurar que “la columna es el eje de los huesos” y que “la columna tiene dos curvaturas importantes, a saber, la columna cervical y la espalda”, los expertos señalaron que: “estas dos zonas se lesionan fácilmente porque son las zonas más móviles. La bisagra es la zona del cuello y la pelvis, los cuáles proporcionan movilidad». Para que sea más fácil reconocer las malas posturas que suelen ocurrir, los especialistas ofrecen algunos consejos sencillos para la vida cotidiana:

1) En un principio recomiendan contar con una buena silla. En este caso, no significa gastar dinero en muebles de diseño costosos, sino de «contar con una silla cómoda, con un respaldo que ocupe gran parte de nuestra espalda «. Esto ayudará a acelerar los procesos de «desintoxicación de malas posturas».

2) Para evitar el dolor lumbar sugirieron: “Debes sentarte erguido/a, con la cola bien apoyada sobre la parte inferior del respaldo y mantener una postura erguida”. El asiento no debe ser demasiado largo ni tocar la parte de atrás de tus rodillas.

Trabajar desde la cama y sillones puede parecer cómodo a corto plazo, pero en el largo plazo puede provocar que un cuerpo sano comience a tener dolores crónicos.

3) «Los pies deben estar bien apoyados en el suelo, no suspendidos. Si no podemos bajar los pies al suelo, debemos buscar apoyo: una plataforma, caja o libros, servirán para la función. Recomendación: también es eficaz cruzar las piernas de vez en cuando si el pie no toca el suelo».

4) La distancia entre la mesa y la silla debe ajustarse para dejarte trabajar cómodamente sin extender el brazo en exceso, manteniendo el mismo en un estado semiflexionado. Además, el monitor de la computadora debe estar paralelo a la vista, ni por debajo ni por arriba, porque obliga al cuello a doblarse” establecieron los especialistas.

Es importante saber cuales son las distancias y angulos correctos de postura para que te sientas bien a lo largo del día

5) Es importante no doblar la espalda ni alejarse del respaldo de la silla, extender los brazos o hacer que su peso sea desigual a lo largo de la superficie de la silla. Estos gestos involuntarios, a veces se mantienen durante largas horas de trabajo y eventualmente terminan causando problemas a las personas.

6) Lo ideal es levantarse con frecuencia, estirar, soltar las manos y el cuerpo, dar unos pasos o caminar un poco, aunque sea en la misma habitación.

Ahora que tenés toda la información ¿Cómo te estás sentando?

Para leer más…